El alma al diablo

Luego de escuchar a unos cantantes populares de mucho éxito, muevemultitudes, millonarios con su bajo porcentaje de ganancia (la industria tiene que repartir las utilidades) nos resulta tentador creer que vendieron su alma al diablo luego de escuchar su horrible y estúpida música.