Novedad reconocida

Hoy ha vuelto a llover como en mi infancia. No ha parado por horas. El vientecillo frío se cuela entre las ventanas. Yo recuerdo haber vivido todo esto ya hace tiempo. Pero ahora no hay maravilla alguna, todo es tedio al saber lo que sigue. No es que extrañe la lluvia, hoy me doy cuenta, extraño la incertidumbre de lo venidero, mi imposibilidad de respuesta, mi agazapamiento temeroso.

Llueve y ahora sí me encuentro solo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s